Mesa

Finalmente, la mesa. Post larguísimo con muchísimas fotos.

Arrancamos por el comienzo:

Estaba justo debajo de una boca de luz por la cual filtró muchísima agua en sucesivas tormentas. Además de la humedad que había deshecho las terciadas, también el agua hizo que todas las cosas que estaban arriba destiñeran sobre la madera.

El proceso de restauración fue bastante largo y laborioso.

Lo primero fue ver si se podía salvar la tabla que estaba más castigada por el agua. La terciada estaba casi salida del marco, así que directamente la saqué completa:


Como se ve en la última foto, la terciada estaba toda abierta, principalmente era la chapa de vista, pero en varias partes también estaba suelto el contrachapado. Le dejé escurrir toda la cola que pude por entre las chapas, y después la mandé a prensar por un par de días. Encima, tuve la mala leche de que esa semana estuvo lloviendo por lo que tardó banda en secarse:


Al día, todavía húmedo lo desprensé, por un lado para despegarlo del suelo antes de que se pegara mal (todo el barniz que falta en la primer foto quedó encolado al piso), y por el otro para ver si necesitaba algún refuerzo. Se puede ver que no había llegado a encolar en todos lados (o que la humedad de la cola aflojó partes que antes no estaban despegadas):


Vuelta al prensado y quedó ahí varios días hasta que secó por completo. Acá se puede ver la misma parte que estaba despegada en la foto anterior ya seca:


Ya que tenía la tabla de la mesa sin la terciada, aproveché para arreglar el bastidor. Uno de los encastres tenía esta luz:


Desarmé las piezas (bastante complicado, estaba clavado con un clavo sin cabeza, por lo que tuve que partirlo), rebajé un poco y volví a armar:

En la foto creo que no se nota mucho, pero mejoró muchísimo. En la otra tabla también había una esquina así, siendo que en esa las terciadas (es una tabla con vista en los dos lados por lo que tiene dos terciadas) estaban bien pegadas, la dejé como estaba.

Paso siguiente, volver a pegar la terciada al bastidor:


El resultado (esa es la esquina que estaba toda abierta tanto en chapa como en bastidor):


Una digresión para señalar que faltaban varios de los botoncitos que tapaban los tornillos tanto en las sillas como en la mesa. No conseguí la pieza torneada, así que no quedó otra que hacer unas nuevas a mano:


Acá se lo puede ver calzado en una de las sillas, si bien finalmente terminé poniendo todos los que hice en la mesa, que quedan menos visibles que en las sillas:


Llega la parte de empezar a preparar las tablas para la barnizada. Mis abuelos tenían todo el tiempo la mesa desplegada, por lo que uno de los lados de la tabla doble estuvo siempre protegido. Acá se ve la diferencia de color y desgaste entre la tabla expuesta y la que no:


Empezamos el lijado:

Ahí puede verse cómo quedó la esquina que desarmé. Esas manchas negras en la chapa es óxido de unos herrajes que habían quedado encima todo ese tiempo; en esa primer lijada no pude sacarlos, seguí dándole y perforé el enchapado sin poder sacarlos. Así que no sólo la marca quedó sino que además tuve que emparchar la chapa para nivelar el buraco que le hice (el tinte que se ve ahí no es el definitivo, lo retoqué muuuuchas veces):


La otra tabla tenía otra marca de óxido, y aprendiendo de esta, lijé al menos para sacar lo superficial, pero dejé el resto. Se ve en la mesa terminada, pero es preferible eso y no el nudo de masilla que me quedó en ésta.

Antes de pintar, había que poner a punto las patas. Una cosa que desde chico me molestó de ese juego de living es que la mesa era muy alta con respecto a las sillas. Ya que estaba con la faena, aproveché para achurarle un pedazo a las patas. Podría haber sido un poco menos conservador, pero me dio miedo pasarme de rosca así que terminé sacando 3/4":


Las patas tenían un poco de juego y era imposible desarmar la mesa sin destrozarla, así que reforcé las cuatro patas con cola en los tacos:


Y lista la mesa completa para empezar con el barniz (ahí puede verse el botón in situ):


Esta es la primera mano de barniz. Por suerte el botón se disimuló bastante bien. Ahí se puede ver la tabla doble lijada, en la esquina está la mancha de óxido que no salió. En la última se ve el emparche de la tabla simple con la primera mano:


Otra digresión para las bisagras. El bronce estaba tremendamente deslucido y pegoteado de barnizadas que le deben haber pegado a la mesa. Le di una pulida con lija muy muy fina (en la primer foto se ve el antes y después). Para que no se oscurezcan les di una barnizada muy fina:


Segunda mano de barniz:


Tercera mano, ahora sí empieza a brillar un poco:


Y mirando el reflejo veo esto:

A la terciada que había desarmado, se le había despegado la chapa de la punta opuesta a donde yo había pegado.

Así que a despegar chapa y a encolar el refuerzo. Ya que estaba, encolé un pedacito de chapa que estaba medio suelto en la tabla doble. Esta fue la forma más elegante que encontré para prensarlo:


Ya a esa altura había terminado con las sillas; mi idea era darle una mano más a la mesa y cerrarla. La mano salió así:

Eso es consecuencia de haber pintado toda la semana con el mismo pincel, usando el mismo tacho con el mismo fondo de barniz que iba rellenando, etc. Son un montón de impurezas que se fueron sumando.

Pegué una muy buena lijada, limpié con mucho cuidado las piezas, y di una mano más, esta vez de barniz puro de la lata, sin diluir y sin entintar y con un pincel nuevo:


La tabla simple quedó impecable. La doble, del lado que se ve cuando la mesa está plegada me había quedado con burbujitas por lo que hoy lijé y pinté con un pincel de goma espuma, eso quedó bastante bien. El otro lado, que es el que se ve impecable en las fotos precedentes, en un par de lugares se opacó al secarse... supongo que es que le había dado una pátina demasiado gruesa de barniz:

Siendo que ya todo lo demás estaba bien, armé la mesa así; cuando seque bien la tabla doble del lado que retoqué, veré si repinto la terciada del otro lado.

Acá se ve cómo quedaron los herrajes pulidos, barnizados y con unos tornillos bastante buenos que conseguí que son mucho más lindos que los originales:


Esta es la mesa ya armada completa. Está plegada porque la cara de arriba está todavía húmeda:

Trackbacks

    No Trackbacks

Comments

Display comments as (Linear | Threaded)

    No comments

Add Comment


Enclosing asterisks marks text as bold (*word*), underscore are made via _word_.
E-Mail addresses will not be displayed and will only be used for E-Mail notifications.

To prevent automated Bots from commentspamming, please enter the string you see in the image below in the appropriate input box. Your comment will only be submitted if the strings match. Please ensure that your browser supports and accepts cookies, or your comment cannot be verified correctly.
CAPTCHA