Terrario

Sunday, May 30. 2021

Seguimos con cosas de finales del 2019.

Hacía casi 20 años que no hacía nada en vitreaux Tiffany y me pintó hacer unos terrarios con esta técnica.

El trabajo empieza cortando y puliendo los vidrios de las caras, todo en vidrio de 2 mm:


En la técnica Tiffany en vez de usar perfiles H para unir los vidrios como en la técnica tradicional se cubren los bordes del vidrio con una cinta de cobre y luego eso es lo que se suelda:


Hice dos terrarios, el primero estañé mientras unía las piezas, técnica que funciona bien para cosas planas, pero que no me resultó tan cómoda para algo tridimensional. En la segunda vez estañé primero las cintas de cobre antes de unirlas:


Y luego soldar las piezas entre sí:


La diferencia entre las dos formas de soldar es que en la primera necesité mucho más estaño para cubrir las cintas y en la segunda las uní con mucho menos. Acá se pueden ver las costuras de la versión sin estañar primero y habiendo preestañado:


El resultado final es este:

"Mesa" de luz

Thursday, May 27. 2021

A mediados de 2019 redujimos a fragmentos una vieja heladera de almacén de madera. No tengo fotos de la heladera en cuestión pero era similar a (foto chafada de internet) esta:



De esa heladera canibalicé un montón de madera, madera de distintas calidades desde el pino de los fondos hasta los paneles de vista o los estructurales. Así que lo que se viene es una secuencia de diversos proyectos hechos con esas maderas.

El primer proyecto fue resolver la ausencia de mesa de luz en mi dormitorio. El espacio es bastante reducido y no había un buen margen como para poner una mesa mesa por lo que la idea fue resolver con un pequeño estantecito que permitiera apoyar un par de cosas.

Todo el estante se obtuvo de esta madera:


Aproveché el lugar donde había un agujero de un tornillo para cortarla en dos:


Después de cortar el machimbre, una buena cepillada para rectificar los bordes:


Con lo que pueden unirse las dos piezas para hacer una tabla y se cepillan para que queden al ras:


Para darle espesor se le cortó una franja de cada lado y se pegó eso en el borde:


Un poco de lijado y la pieza terminada. Para el acabado se usó aceite de linaza:


Así quedó el estante terminado:


Después de instalarla vi que la unión entre las tablas estaba desplazándose, y eso es consecuencia directa de que no usé tarugos ni nada para alinearlas, por lo que le agregué unas fijaciones por debajo:


Finalmente el estante amurado a la pared:

Fernando Guillermo Celano

Thursday, May 27. 2021

La realidad es que venía hoy para postear algo por la positiva, pero por lo visto la advertencia dejada al pie de alguno de estos posts no fue suficiente.

Imagínense ustedes una persona con la cual perdí todo contacto hace más de 10 años, y cuando digo perder contacto me refiero a no tener ningún tipo de noticias de esa persona; la realidad es que trato personal no tengo desde hace 15 años, cuando compartíamos grupo de estudio o cuando vivimos brevemente en el mismo edificio y nos cruzábamos en el palier.

Ahora imagínense que esa persona lleva esos mismos 10 años usurpando tu identidad en Twitter, dedicándole tiempo a postear cosas para ridiculizarte por dicha red. ¿Cuál es el nivel de enfermedad y obsesión que tenés que tener encima para perder parte de tu vida en hacerle bulling a alguien que conociste fugazmente cuando estabas en tus veintipico siendo hoy una persona de más de 40 años?

¿Tanto te marqué?, ¿tan relevante fui en tu vida como para que 15 años después de habernos tratado sigas jugando a esto? Yo lo lamento, pero apenas te recuerdo como alguien con quien fugazmente compartí parte de un grupo mucho más grande en el que nos juntábamos a estudiar, allá lejos y hace tiempo, cuando empecé la facultad.

Durante más de 10 años cualquier búsqueda relacionada con mi nombre en Google entregó como resultado este perfil de Twitter creado y mantenido sólo a fin de ridiculizarme. He aquí mi humilde aporte a intentar equiparar lo inequiparable.

Espero que en algún momento descubras lo que te pasa, asumas las cosas de tu personalidad que evidentemente por prejuicios no estarías pudiendo asumir, que dejes de hostigar a desconocidos y que seas feliz.

Update macetil

Tuesday, April 9. 2019

Venía de una saga dedicada a las macetas con los maceteros, la maceta de madera y finalmente el dodecaedro de cemento y seguí experimentando con cemento, puliendo un poco los moldes.

Octaedro


El siguiente que ensayé fue otro cuerpo regular, un octaedro.

Hice el molde de alto impacto de 2 mm, la idea inicial fue hacer todo el exterior en una única pieza, doblando orejas para el borde de arriba:




El primer error fue que el ángulo de la oreja tenía que ser la mitad. El segundo error fue que para intentar doblarlo probé con calor y el plástico se derritió bastante mal, así que tuve que sacar una de las orejas y hacerla de nuevo:



Para que el centro fuera fácil de desencofrar le di bastante pendiente a la pared:



Con lo que el molde queda completo así, listo para colar:



El borde con las tres piecitas partidas no fue buena idea, se notaban las uniones y hubo que emparejarlo después:



La siguiente iteración en el diseño fue reemplazar el borde partido por una única pieza, lo cual mejoró mucho la calidad:



Resultado:



Triángulos


El problema con las macetas de dodecaedro y octaedro hechas con molde y colada es que el volumen útil para tierra es mínimo. La primera restricción es que el centro hay que desmoldarlo por lo que no puede ser el interior más ancho que la boca y la segunda restricción es que la figura de la base está rotada 180º con respecto a la tapa, por lo que tampoco se puede aprovechar la profundidad hasta el fondo. Al ser tan poco el espacio para la tierra el resto del volumen hay que llenarlo de cemento por lo que se utiliza demasiado material.

Basado en esto probé con un diseño que aprovechara más el espacio. Diseñé una maceta triangular con un volumen equivalente al de una macetita de 4,6 cm de diámetro. No es un volumen grande, es para un par de suculentas o alguna cosa así, pero es mucho mayor que el de las macetas anteriores. Y las paredes de la maceta son de ancho regular, más o menos de 1,2 cm por lo que el material es mínimo. El otro detalle, es que para evitar que se partieran los bordes en el desencofrado biselé las esquinas.

El diseño inicial, con el borde cortado en una sola pieza, y doblado con calor:



Acá se puede ver la colada. El mayor problema del diseño del centro es que el mismo se pegó a la tapa, con lo que se hizo muy difícil de retirar del interior, este fue un problema de diseño en los 3 moldes hasta ese momento. La maceta final salió impecable. El único lugar donde hay un empalme en el molde del borde es imperceptible:



Resultado:



Ferrite


Las macetas anteriores las barnicé transparentes. Tenía ganas de probar teñir el cemento e hice una serie de macetas usando ferrite negro para darle color. Como la idea era que el color fuera repetible, usé proporciones medidas como para poder mezclar más:



Resultado:



El diseño definitivo


Si bien ya las macetas estaban saliendo con muy buena terminación, el detalle a resolver seguía siendo poder desmontar el centro del encofrado sin romper el molde.

Para esto lo que se hizo fue hacer que el centro fuera más alto que el resto de la maceta y atravesara pasante la pieza del borde. Entonces, quedan tres orejas sobresaliendo por encima de las que se puede tirar para retirarlo. Además el peso completo apoya sobre el centro, por lo que garantiza que se haga presión para mantenerlo en su lugar. La pieza central se hizo pegándola con pegamento para plásticos, con lo que la pieza quedó fundida monolítica. Para soportar el peso se completó con una pieza en forma de cuña el espacio entre las orejas, haciendo que el triángulo se ensanche por encima de la línea del borde impidiendo que se inserte más de lo debido. Para mantener rectos los lados con la presión del cemento se soportó con una estructura de madera:



Colada y desencofrado, puede verse cómo el centro sobresale por debajo de la pieza del borde:



Resultado:



Producción


Durante y después:



La cuenta final fue de dos dodecaedros, dos octaedros, un triángulo color crudo y seis triángulos negros:

Update del joystick

Saturday, March 2. 2019

Durante casi 2 años estuve sin subir cosas al blog, y se me fueron acumulando, así que en los próximos días colgaré diferentes proyectos en los que estuve trabajando en este tiempo. Siendo que el blog funciona como un archivo, para mantener la cronología dato los posts en la fecha correspondiente en la que trabajé en ellos, si bien todos los estoy haciendo a principios de 2021.

El último post en el que me había quedado había sido en la construcción del joystick de arcade y tiene sentido comenzar actualizándolo, actualización que hice menos de un mes después de armarlo.

Había quedado pendiente integrar la lógica de juegos dentro del mismo joystick y así se hizo.

Para arquitectura usé una Raspberry Pi 3 B+:



La Raspberry es una minicomputadora, con 4 procesadores ARM Cortex de 64 bits y 1.4 GHz, con 1 GB de RAM y salida HDMI, entre otras propiedades. Puede correr un sistema operativo y en este caso le instalé un RetroPie, una distribución de GNU/Linux basada en Debian (raspbian) específicamente pensada para software de emulación de consolas.

Al usar el joystick para controlar la interfaz de RetroPie tener sólo dos botones para el control resultaron escasos y se agregó un tercer botón. En las siguientes fotos se puede ver el tamaño relativo de la Raspberry con respecto al joystick y la instalación del botón adicional:



En el post anterior del blog el cablerío y la controladora del joystick estaban adheridos con duct tape. En el poco espacio inferior se acomodaron los componentes y la controladora del joystick se fijó con tachuelas. No se quiso acortar ninguno de los cables, así que los mismos se acomodaron como se pudo:



Para pasar los cables primero se pensó en conectar cada uno a través del gabinete pero finalmente se terminó cortando una ventana para conectar todas las cosas juntas:



La Raspberry se posicionó internamente sin fijaciones. Dos taquitos de madera regulan la altura y palito la empuja a presión contra la ventana de los conectores. En esa posición queda inmovilizada sin necesidad de tornillos:



La Raspberry tiene alineada del lado donde se hizo la ventana las fichas de HDMI, entrada de 5V (micro USB) y el jack de audio 3.5, pero los 4 puertos USB están sobre otro lado. Ubicar la Raspberry en una esquina y tener acceso a dos laterales no era opción porque además la controladora del joystick ocupa uno de los USB y la idea era dejar esa conexión del lado de adentro. Como tener un conector externo de USB es útil tanto para enchufar un teclado cuando la interfaz de la RetroPie no es suficiente o para enchufar un pendrive para cargar ROMs se conectó un cable macho-hembra de USB a uno de los puertos y se agregó este enchufe a la bahía de conectores, hubo que rebajar la ficha hembra para que no interfiriera con la memoria SD del sistema operativo:



Así es el empaquetado final, con una tapa de fibrofácil de 3 mm por debajo: