"Mesa" de luz

Thursday, May 27. 2021

A mediados de 2019 redujimos a fragmentos una vieja heladera de almacén de madera. No tengo fotos de la heladera en cuestión pero era similar a (foto chafada de internet) esta:



De esa heladera canibalicé un montón de madera, madera de distintas calidades desde el pino de los fondos hasta los paneles de vista o los estructurales. Así que lo que se viene es una secuencia de diversos proyectos hechos con esas maderas.

El primer proyecto fue resolver la ausencia de mesa de luz en mi dormitorio. El espacio es bastante reducido y no había un buen margen como para poner una mesa mesa por lo que la idea fue resolver con un pequeño estantecito que permitiera apoyar un par de cosas.

Todo el estante se obtuvo de esta madera:


Aproveché el lugar donde había un agujero de un tornillo para cortarla en dos:


Después de cortar el machimbre, una buena cepillada para rectificar los bordes:


Con lo que pueden unirse las dos piezas para hacer una tabla y se cepillan para que queden al ras:


Para darle espesor se le cortó una franja de cada lado y se pegó eso en el borde:


Un poco de lijado y la pieza terminada. Para el acabado se usó aceite de linaza:


Así quedó el estante terminado:


Después de instalarla vi que la unión entre las tablas estaba desplazándose, y eso es consecuencia directa de que no usé tarugos ni nada para alinearlas, por lo que le agregué unas fijaciones por debajo:


Finalmente el estante amurado a la pared:

Update macetil

Tuesday, April 9. 2019

Venía de una saga dedicada a las macetas con los maceteros, la maceta de madera y finalmente el dodecaedro de cemento y seguí experimentando con cemento, puliendo un poco los moldes.

Octaedro


El siguiente que ensayé fue otro cuerpo regular, un octaedro.

Hice el molde de alto impacto de 2 mm, la idea inicial fue hacer todo el exterior en una única pieza, doblando orejas para el borde de arriba:




El primer error fue que el ángulo de la oreja tenía que ser la mitad. El segundo error fue que para intentar doblarlo probé con calor y el plástico se derritió bastante mal, así que tuve que sacar una de las orejas y hacerla de nuevo:



Para que el centro fuera fácil de desencofrar le di bastante pendiente a la pared:



Con lo que el molde queda completo así, listo para colar:



El borde con las tres piecitas partidas no fue buena idea, se notaban las uniones y hubo que emparejarlo después:



La siguiente iteración en el diseño fue reemplazar el borde partido por una única pieza, lo cual mejoró mucho la calidad:



Resultado:



Triángulos


El problema con las macetas de dodecaedro y octaedro hechas con molde y colada es que el volumen útil para tierra es mínimo. La primera restricción es que el centro hay que desmoldarlo por lo que no puede ser el interior más ancho que la boca y la segunda restricción es que la figura de la base está rotada 180º con respecto a la tapa, por lo que tampoco se puede aprovechar la profundidad hasta el fondo. Al ser tan poco el espacio para la tierra el resto del volumen hay que llenarlo de cemento por lo que se utiliza demasiado material.

Basado en esto probé con un diseño que aprovechara más el espacio. Diseñé una maceta triangular con un volumen equivalente al de una macetita de 4,6 cm de diámetro. No es un volumen grande, es para un par de suculentas o alguna cosa así, pero es mucho mayor que el de las macetas anteriores. Y las paredes de la maceta son de ancho regular, más o menos de 1,2 cm por lo que el material es mínimo. El otro detalle, es que para evitar que se partieran los bordes en el desencofrado biselé las esquinas.

El diseño inicial, con el borde cortado en una sola pieza, y doblado con calor:



Acá se puede ver la colada. El mayor problema del diseño del centro es que el mismo se pegó a la tapa, con lo que se hizo muy difícil de retirar del interior, este fue un problema de diseño en los 3 moldes hasta ese momento. La maceta final salió impecable. El único lugar donde hay un empalme en el molde del borde es imperceptible:



Resultado:



Ferrite


Las macetas anteriores las barnicé transparentes. Tenía ganas de probar teñir el cemento e hice una serie de macetas usando ferrite negro para darle color. Como la idea era que el color fuera repetible, usé proporciones medidas como para poder mezclar más:



Resultado:



El diseño definitivo


Si bien ya las macetas estaban saliendo con muy buena terminación, el detalle a resolver seguía siendo poder desmontar el centro del encofrado sin romper el molde.

Para esto lo que se hizo fue hacer que el centro fuera más alto que el resto de la maceta y atravesara pasante la pieza del borde. Entonces, quedan tres orejas sobresaliendo por encima de las que se puede tirar para retirarlo. Además el peso completo apoya sobre el centro, por lo que garantiza que se haga presión para mantenerlo en su lugar. La pieza central se hizo pegándola con pegamento para plásticos, con lo que la pieza quedó fundida monolítica. Para soportar el peso se completó con una pieza en forma de cuña el espacio entre las orejas, haciendo que el triángulo se ensanche por encima de la línea del borde impidiendo que se inserte más de lo debido. Para mantener rectos los lados con la presión del cemento se soportó con una estructura de madera:



Colada y desencofrado, puede verse cómo el centro sobresale por debajo de la pieza del borde:



Resultado:



Producción


Durante y después:



La cuenta final fue de dos dodecaedros, dos octaedros, un triángulo color crudo y seis triángulos negros:

Update del joystick

Saturday, March 2. 2019

Durante casi 2 años estuve sin subir cosas al blog, y se me fueron acumulando, así que en los próximos días colgaré diferentes proyectos en los que estuve trabajando en este tiempo. Siendo que el blog funciona como un archivo, para mantener la cronología dato los posts en la fecha correspondiente en la que trabajé en ellos, si bien todos los estoy haciendo a principios de 2021.

El último post en el que me había quedado había sido en la construcción del joystick de arcade y tiene sentido comenzar actualizándolo, actualización que hice menos de un mes después de armarlo.

Había quedado pendiente integrar la lógica de juegos dentro del mismo joystick y así se hizo.

Para arquitectura usé una Raspberry Pi 3 B+:



La Raspberry es una minicomputadora, con 4 procesadores ARM Cortex de 64 bits y 1.4 GHz, con 1 GB de RAM y salida HDMI, entre otras propiedades. Puede correr un sistema operativo y en este caso le instalé un RetroPie, una distribución de GNU/Linux basada en Debian (raspbian) específicamente pensada para software de emulación de consolas.

Al usar el joystick para controlar la interfaz de RetroPie tener sólo dos botones para el control resultaron escasos y se agregó un tercer botón. En las siguientes fotos se puede ver el tamaño relativo de la Raspberry con respecto al joystick y la instalación del botón adicional:



En el post anterior del blog el cablerío y la controladora del joystick estaban adheridos con duct tape. En el poco espacio inferior se acomodaron los componentes y la controladora del joystick se fijó con tachuelas. No se quiso acortar ninguno de los cables, así que los mismos se acomodaron como se pudo:



Para pasar los cables primero se pensó en conectar cada uno a través del gabinete pero finalmente se terminó cortando una ventana para conectar todas las cosas juntas:



La Raspberry se posicionó internamente sin fijaciones. Dos taquitos de madera regulan la altura y palito la empuja a presión contra la ventana de los conectores. En esa posición queda inmovilizada sin necesidad de tornillos:



La Raspberry tiene alineada del lado donde se hizo la ventana las fichas de HDMI, entrada de 5V (micro USB) y el jack de audio 3.5, pero los 4 puertos USB están sobre otro lado. Ubicar la Raspberry en una esquina y tener acceso a dos laterales no era opción porque además la controladora del joystick ocupa uno de los USB y la idea era dejar esa conexión del lado de adentro. Como tener un conector externo de USB es útil tanto para enchufar un teclado cuando la interfaz de la RetroPie no es suficiente o para enchufar un pendrive para cargar ROMs se conectó un cable macho-hembra de USB a uno de los puertos y se agregó este enchufe a la bahía de conectores, hubo que rebajar la ficha hembra para que no interfiriera con la memoria SD del sistema operativo:



Así es el empaquetado final, con una tapa de fibrofácil de 3 mm por debajo:

Joystick de arcade

Saturday, February 9. 2019

Hace muuuchos años que tenía ganas de tener un joystick de estilo arcade para jugar al MAME. Me había quedado plata trabada en MercadoPago así que compré un kit de palanca y botones:


Eran 8 botones y palanca, esta página me ayudó muchísimo a buscar una distribución que me gustara (elegí la "clustered arcade layout"). Tienen plantillas de un montón de máquinas clásicas y mucha información sobre cómo armar joysticks.

El día que imprimí la plantilla en el laburo llegué un poco (mucho) picado a casa y realmente no estaba para ponerme a laburar pero venía manija así que terminé arrancando en un estado de dudosa percepción. Todo arrancó con un pedazo de aglomerado que tenía dando vueltas por ahí y hacerse de un pedazo de fibrofácil:

(Corté en vertical sobre la pared, creo que se ve mi estado en lo mucho que respeté la línea que había marcado...)

De ahí pasar el diseño al fibrofácil y cortar. La realidad es que debería haber hecho esto con mechas copa, pero no tenía de ese diámetro y terminé haciendo los agujeros con la fresadora y con la misma precisión que había cortado el fibrofácil:


De ahí una mínima prueba para ver si la distribución me resultaba cómoda:


Después, el diseño del aglomerado de abajo. Ahora sí un poco más preocupado por la posición de los botones en el producto final. La realidad es que todo este proyecto tuvo mucho de improvización y cebadez:


Era la una de la mañana y no daba seguir usando herramientas para perforar.

Al día siguiente hice el calado con sierra:


Los dos botoncitos que faltaban y el calado del joystick como para poder armar y desarmar:


Cola y pegado entre las dos cosas:


Para la caja usé el tirante de una cama, encastres a 45º hechos con la fresadora:


Pegado del marco:


Como la tapa iba en diagonal copié el ángulo sobre el aglomerado. Eso lo rebajé a mano con escofina:


Después de eso, vuelta a encuadrar el marco ya con la tapa a medida y emparejado, aplanado y lijado del marco. Finalmente encolar la tapa:


Tornillos pasantes para sujetar el joystick:


Le di una mano muuuy suavecita de barniz para que secara inmediatamente, la idea era terminar todo esa misma noche:


Ahora viene el desastre. Para la tapa había comprado plástico alto impacto de 0,5 mm negro. Corté creo que 6 moldes diferentes y volví a empezar con el proceso. Al final terminé al día siguiente porque me cansé.

Para el primero asumí que uno de los lados estaba bien a escuadra, pasé dimensiones a la plancha y corté; cuando fui a ponerlo quedaba un margencito horrible de uno o dos milímetros, así que lo que hice fue cortar una plancha que sobrara e ir ajustando sobre la caja misma:


Para agujerear las cosas delineé los agujeros de la madera y después fui reconstruyendo dónde estaban los círculos con compás, quedó muy bonito... No tenía otra cosa así que pegué con cola:

(Lo bueno de haber hecho tantos intentos fue a que la tercera vez que calé todos los putos agujeros de vuelta el joystick me quedó justo en el medio del agujero correspondiente.)

No tenía otra cosa así que pegué con cola. Venía bien pero los agujeros en el plástico estaban justos y a diámetro mientras que la madera tenía agujeros más rústicos. Cuano puse los botones quedaron demasiado justos, el plástico se deformó, se despegó la cola y las deformaciones del plástico fueron insalvables. Así que decidí terminar esa jornada y repetir al día siguiente con un pegamento que no dejara que se despegara y con agujeros calcados idénticos de la madera.

Día siguiente, segundo intento fallido. Había quedado bien, quise pegar con cemento de contacto:


El cemento de contacto fue demasiado agresivo para el plástico de 0,5 mm. En donde tocó del lado brillante directamente lo derritió. Además no es nivelante, así que se veía todo el relieve de la madera (que a esa altura estaba ya con marcas del encolado del primer intento fallido).

(Después de descartar un rectángulo ¡antes de calarlo! porque parte del alto impacto no tenía brillo) Tercer intento. Esta vez le acerté exactamente al centro del joystick. Pegué de vuelta con cola vinílica, por que llenaba los huecos (en las fotos se ve el estado en el que ya estaba el fibrofácil) y quedaba más parejo (además de que no se come el plástico):



Lo que hice después fue ajustar perfectamente plástico y madera con una lima:


Y de ahí a armar, con una pruebita para ver si convencía:


¿Por qué dejé todo desprolijo, sin tapa y ni siquiera hice un calado para el cable?: Esto es temporario. Es un trabajo en proceso. La idea no es quedarme con un joystick USB sino agregarle una Raspberry Pi y que funcione directamente como consola. No voy a hacerlo hoy, la única Raspberry Pi que tengo la necesito para otra cosa, no tengo tiempo y ya puedo usar el joystick así como está con el MAME en la compu. Además usarlo un poco como joystick me sirve para ver si el diseño este está bien o si me conviene rehacer todo desde cero cuando implemente la consola con todo integrado.

El producto final (de momento):

Dodecaedro

Saturday, January 19. 2019

Y seguimos con las macetas nomás...

Tenía ganas de probar hacer una maceta en concreto y la hice nomás.

La idea original era usar un vasito de plástico de molde para el interior, así que arrancamos usando ese diámetro como patrón:


Después volqué eso sobre plástico alto impacto y corté:


Para el doblado usé una hoja de cepillo. Tal vez debería haber calentado el plástico porque en muchos lados se partió por el doblez... igual, nada que sea un problema, está bien que haya articulaciones para armar y desarmar:


Inicialmente iba a usar el vasito transparente de la izquierda, pero siendo que iba a desaprovecharse mucho el volumen me pasé al verde de la derecha. Recorté el borde y pegué con masilla epoxi a una de las tapitas:


Cinta para tapar todas las uniones y encofrado listo para hacer la colada:


Para el relleno usé una mezcla de concreto 1:3 que me había quedado de alguna reparación en casa, fui preparando y colando de a poco:


La realidad es que tenía miedo de no llenar bien el encofrado y me zarpé con el agua en la mezcla. Costó mucho llenar el final. Para afinar un poco la distancia entre el vasito de adentro y el fondo (y para distribuir bien el material hasta el tope), hice un junquillo con el culito de otro vaso:


Con un clavo grandote cirujeado y puesto al rojo perforé los dos vasitos para hacer los drenajes de la maceta:


Con muchísima paciencia, porque el concreto era de arena muy gruesa y se rompía grabé lo mejor que pude mi monograma en la base:


A la mañana siguiente logré desencofrar (lo hubiera hecho un rato más tarde de colar si no hubiera sido por la cantidad excesiva de agua que hacía que la mezcla no terminara de tirar). Cabe decir que tenía interés en desencofrar rápido porque también estaba haciendo la prueba de cuál era el mínimo para hacer seriadas, si no lo hubiera dejado 7 días para que fraguara bien:


La pieza salió sin mayores complicaciones, pero no quedé para nada conforme con el interior circular en el medio del pentágono.

A la tarde de ese mismo día la pieza estaba demasiado seca y la hidraté un poco. Hasta ahí todo bien. En una segunda hidratada empezó a partirse por todos lados y se desarmó completa :(. (No, no hay fotos.)

Aproveché que tenía que hacer una segunda colada para rehacer el interior del encofrado:


Todo listo para rehacer la colada, con los restos de la maceta anterior:


Esta vez mantuve la simetría e hice 5 agujeros en la base. Intenté hacer el monograma pero fallé todas las veces así que lo abandoné:


A la mañana siguiente desencofré el medio, porque quería aflojar la tensión si el concreto comprimía. Quedaron un par de marcas de desaliñados del encofrado en el borde que intenté corregir con un poco más de cemento, pero la realidad es que ya había fraguado y no pegó bien, además sólo tenía mezcla y con arena gruesa, así que no servía para hacer detalles:


Al día siguiente desencofrado completo (esta vez lo dejé más tiempo que el que correspondía porque no sabía cómo iba a fraguar el hormigón después de haberlo dejar fraguar un día y haberlo reutilizado) y después la paciencia de esperar una semana. Me fue imposible emparejar o retocar ninguna de las caras estando ya tan seco cuando desencofré:


Y finalmente un poco de barniz brillante, más que nada para tapar poros e impermeabilizar el interior:


La maceta terminada: